viernes, 9 de noviembre de 2012

Piparrak , guindillas vascas : cómo conservarlas en vinagre.



Comentábamos en la entrada de pimientos de Gernika que los chiles que trajeron los conquistadores de América,   se fueron adaptando a las diferentes climatologías y tierras ,  y así nacieron aquí las variedades de pimiento y guindilla que hoy tenemos,  piquillos y tantos otros como la guindilla vasca, en euskera piparra.



Es una guindilla delgada y alargada, de color verde claro, bastante brillante.
NO  pica si se recolecta pequeña y tiene suficiente humedad durante su cultivo.
Tiene un sabor fresco con alguna nota amarga.
Como  cada mata produce una barbaridad, se han de recoger  casi a diario si no queremos que se  pasen de tamaño. De todas formas, las que se hagan más grandes podemos prepararlas fritas, unos segundos en abundante aceite caliente, son un aperitivo delicioso y un buen acompañamiento de carnes y pescados.


Estas estarían demasiado grandes para encurtir y las preparamos fritas como los pimientos de Gernika.

Y así sería el tamaño ideal, pequeñas, muy tiernas, nada picantes :


Mi padre  tiene la huerta como un vergel y el tema guindilla lo lleva él  solito , todo el proceso, las planta, las cuida, las recoge y las embota.
Voy a explicar cómo lo hace y  participo así en el concurso  " Cocina con guindillas "  del blog  ¡Con un par de guindillas!.

Cocina-con-guindillas

Después de recoger y seleccionar las guindillas, las limpia con un paño de posibles restos de tierra y alguna flor seca de la propia guindilla.
Tiene preparados tarros de cristal y tapas debidamente esterilizados.
En un recipiente, prepara una mezcla de 1 medida de esencia de vinagre por 21 medidas de agua.




Echa  en cada tarro algo de la mezcla y va rellenando con guindillas, intercalando algunos garbanzos secos , es una costumbre de los antiguos, parece ser que los garbanzos ayudan para que no se ennegrezcan las guindillas.
No les echa sal.
Las va colocando bien apretaditas hasta llenar el tarro , añade líquido suficiente para cubrirlas  y.......esto es lo mejor:



coloca  unos trocitos de caña después de  rellenar el tarro, para que las guindillas permanezcan sumergidas.



Se cierran bien los tarros y se guardan en sitio fresco y oscuro.


Las va preparando a lo largo del verano, según van produciendo las matas de guindilla.

Esta conserva aguanta perfectamente un año, hasta la siguiente cosecha.

En casa no pueden faltar acompañando a los platos de legumbres,  de patatas, a algunos purés,  se presentan con algo de sal y aceite de oliva.



  Y cómo no, para preparar gildas.



También para uno de los pintxos que más me gustan,  pan con mayonesa, atún y piparras en vinagre.



Aportan alegría.

Salud amig@s!
On egin!

14 comentarios:


  1. Buenos días Miren. Una información buenísima sobre las guindillas, las que nos dejas. Muchas gracias por compartir la manera de conservarlas en vinagre, me parece buenísima y no conocía lo de intercalar garbanzos, siempre se aprende algo nuevo y muy útil. Tu padre es todo un artista pues si que es verdad que tiene la huerta preciosa. Los pinchitos con anchoas me encantan como te han quedado. Mucha suerte en el concurso.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar, muchas gracias por participar en nuestro concurso y en segundo lugar, enhorabuena por el post. Tremendamente útil e interesante (y encima no veas que envidia me ha entrado al ver vuestra producción de piparras, ¡¡aaahhhh!!)

    ResponderEliminar
  3. Halaaaa....que buenisima pinta estas guindillas Miren , no sabia como prepararlas me apunto este post tan interesante . Me gusta que piquen un poco pero no mucho ...ya he dado otro bocadito a la foto del bocata ÑAM..ÑAM ...BICOS

    ResponderEliminar
  4. Estupendo, ya teneis para todo el año, simplemente para acompañar cualquier cosa, porque ahora que llega el frio, con las alubias ..................

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta ahi todos en tarritos...... que buenos.........

    ResponderEliminar
  6. Es que me muero por las piparraks, no te puedes imaginar lo que me gustan. Además me ha hecho gracia encontrar en tu blog a uno de mis proveedores habituales... je je, y no gastronómico... je je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy química y Cofarcas es un proveedor habitual de productos químicos en mi trabajo. Un saludo.

      Eliminar
  7. Que buenos!! Aquí los encuentras pero son caritos...y veo esos botes deliciosos y dan ganas de probar!

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Miren
    Que delicia de guindillas, tienen una pinta..... Enhorabuena a tu padre por cultivar esta maravilla
    Me encantan las Gildas y esos bocadillo tos!!!
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡QUÉ BUENOS MIREN!!!. Tengo unas semillas del año del catapún que cada primavera me digo: esta sin falta las plato... y así van pasando los años. Gracias por enseñarnos el proceso, ¡qué ricos! y esas gildas y ese pintxo con atún... ainsss, ¡con qué gusto me comería un para da cada ahora mismo. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  10. ala, Miren, ya tienes surtido para todo el año, qué suerte, bsts

    ResponderEliminar
  11. Un post muy interesante y muy bien explicado.
    Me encantan las piparras, bien acompañando a un buen cocido, en pinchos como la famosa gilda y solas con un poquito de sal.
    La pena es que aquí son escasas y se pagan muy caras.
    Besos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  12. Mucha suerte.
    Es una maravilla lo que tienes. Para hacer de todo.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar